efe_20131205_121448_pa0431_25017_11

Durangoko Azoka

Un año más se ha celebrado la Durangoko Azoka. Los dos puestos de libros y discos instalados bajo el pórtico de Santa María, el mercado de abastos y la carpa con goteras han dado paso a un edificio moderno y acristalado donde las editoriales y casas discográficas vascas exponen las últimas novedades de su producción y también sus fondos. La llaman la fiesta de la cultura vasca y, en efecto, lo es. Euskaltzaleak, euskaldun zaharrak, euskaldun berriak, erdeldunak amantes de su tierra y de su cultura se dan cita de nuevo en las tres calles repletas de expositores. No importa la gran avalancha de visitantes que adquieren libros y discos, curiosean, aprovechan para encontrarse con conocidos a los que no han visto desde la azoka anterior o simplemente disfrutan del ambiente, si bien también es cierto que hay momentos en los que aproximarse a algunos de los mostradores requiere grandes dosis de paciencia y buen humor.

A menudo se escuchan voces que hablan del retroceso del euskara, de la falta de apoyo, de las dificultades de las editoriales y autores vascos, del desinterés general por la cultura vasca en cualquiera de sus lenguas. Pero hace cuarenta años nadie era capaz de imaginar que aquel número reducido de publicaciones y discos se convertiría en la rica y variada producción de hoy en día; nadie pensaba que decenas de miles de personas pudieran reunirse en torno a un proyecto que comenzó a trancas y barrancas y ha pasado por momentos de gran dificultad; sólo unos pocos eran capaces de leer y escribir con soltura en la lengua de sus padres y hoy se cuentan por miles. Hace cuarenta años, la cultura vasca balbuceaba en manos de unos soñadores que intentaban mantenerla a flote a pesar de los pesares.

Ningún pueblo desaparece mientras su cultura está viva y únicamente a través de la cultura podrá el nuestro sobrevivir. La azoka de Durango es prueba de que goza de buena salud. Ahora sólo hace falta que la euforia y el entusiasmo de unos días no sea un espejismo y se mantenga a lo largo de todo el año.

Comentarios (2)

  1. Kaixo Toti, ayer te escuché en radio euskadi y me hizo mucha gracia que dijeras que te gustan mucho los retos. Desde aquí te lanzo uno: estaría bien que escribieras una novela sobre el Monasterio de Barria en Araba. Según tengo entendido es muy antiguo del siglo X, además me comentaron que fué un monasterio con mucha historia. Me gustaría mucho que te animases a escribir sobre ésta zona, que además de la pérdida del euskera ( Lazarraga) la importancia de ciertas abadesas del convento, las campesinas de la zona, los señores, las relaciones con gipuzkoa………etc. Me encantaría que te animases pues creo que todas y todos aprenderiamos mucho. He leido la mayoria de tus libros y me encantan.
    Saludos y gracias por leer el email.

    • Kaixo Ana,conozco el monasterio de Barria y algo de su historia, apunto tu sugerencia pero no te prometo nada. Las historias me vienen, no las busco, de ahí que hablara de retos porque a veces me sorprendo escribiendo sobre algo que no se me había ocurrido antes…
      Un abrazo y gracias a ti por leer mis libros!

Dejar un comentario